En el bosque

Nos habíamos perdido, y no sabíamos hacia dónde dirigirnos. Maldito bosque, aún hoy, después de tantos días dando vueltas en él, buscando una salida, me parece un laberinto.

Al principio, intentamos mantenernos con vida con las reservas que teníamos, pero no fueron suficiente para los dos y en poco tiempo ya se habían acabado. No debimos adentrarnos tanto en este lugar, nos lo advirtieron. Han pasado… Mierda, no recuerdo cuántos días han pasado ya, estoy tan desesperada…

“Si entran dos, deben salir los dos; de lo contrario, el espíritu del Wendigo que se encuentra en ese bosque habrá hecho de las suyas y no saldrá ninguno de los dos con vida”. No puedo creer que me esté dejando llevar por las palabras de aquel anciano, no he hecho nada malo, y esos son solo cuentos que le cuentan a sus niños para que no se adentren en este bosque y no vayan a perderse.

Tuve que hacerlo, tuve que hacerlo… Tengo que sobrevivir, y ya él no va a necesitar su pierna. Ni ninguna otra parte de su cuerpo. Además, él quiso que lo hiciera. Cuando desperté, le encontré así, y a su lado había una nota diciéndome que no era capaz de dejar que muera de hambre, y que por eso lo había hecho. Supongo que fue por la desesperación, pero ni siquiera lo pensé.

Me he estado alimentando de su carne estos últimos días. Cuando terminé de comer por primera vez, me percaté de lo que acababa de hacer y rompí a llorar… No pude creer lo que había hecho, así que decidí parar, y me dije a mí misma que no lo haría más. Pero demonios, el hambre es demasiado fuerte y necesito comer, necesito comer urgentemente o moriré, así que, al pasar unas horas y sin darme cuenta, había comenzado a comer de nuevo de él, pero ésta vez no sentí dolor ni pena… Necesitaba hacerlo si quería salir de aquí. Y quiero salir de aquí.

Tengo que hacerlo. Tengo que lograr volver pero… Cada vez siento más y más que no soy yo misma, y siento un dolor horrible recorriendo mi cuerpo, siento como si mis huesos se partieran y volviesen a acomodarse ellos mismos en una posición diferente uno a uno, siento que mi visión disminuye poco a poco y que mi oído se agudece, me estoy volviendo más flaca, e incluso me siento más alta de lo que era… El dolor que sufro diariamente es horrible. No sé que me está pasando.

No importa. Debo seguir adelante. Debo salir de aquí, por él.

Y por mí.


Llevamos días acá. Incluso perdí la cuenta ya. Me dijeron que no debíamos venir, pero no hice caso porque ella me convenció de venir. Ambos necesitábamos escapar por un par de días, y estar solos. Jamás pensé que el bosque fuese tan laberíntico… Intento mantener la calma, por ella, pero estoy totalmente aterrado por ésta situación.

Hace ya unos tres o cuatro días que se acabó la comida, y pareciera que no hay ningún animal en este bosque del que podamos alimentarnos. Tampoco somos buenos cazadores, pero en estos momentos haríamos lo imposible por lograrlo.

Cada día que pasamos acá, ella actúa de una manera más y más extraña. En un principio parecía que se perdía en su propio mundo y duraba largo rato mirando fijamente a un solo lugar. Después comenzó a hablar sola, murmurando, y cuando le decía algo al respecto, parecía que ni se daba cuenta de lo que estaba haciendo y volvía instantáneamente a la normalidad. Pero nada como los últimos días…

Tenía una especie de comezón detrás de su oreja, y se rascó tanto que incluso comenzó a cortarse con sus uñas. Cuando me di cuenta de lo que hacía le grité al ver la sangre caer desde la parte trasera de su oreja para que dejara de rascarse, pero en ningún momento paró, ni siquiera pareció percatarse de que le había gritado y miraba fijamente hacia el frente, murmurando. Tuve que forcejear un poco con ella para poder quitar su mano de ahí.

No me había percatado de lo extraña que estaba su mano, había cambiado totalmente: ahora tenía las uñas largas y puntiagudas, los dedos alargados y su mano en si estaba exageradamente flaca. Cuando logré quitar su mano, pareció despertar de su trance y me miró fijamente a los ojos, su rostro entero también había cambiado. De la noche a la mañana, estaba totalmente demacrada, y sus ojos estaban completamente rojos, llenos de sangre de un lado. Luego me abrazó y enterró su cabeza en mi pecho mientras lloraba desconsolada. Estaba aterrada por lo que acababa de suceder.

Anoche desperté en la madrugada y la vi parada frente a mí, mirándome fijamente. Pudo notar que la vi y en ese momento volvió a acostarse a mi lado. No pude dormir hasta que supe que realmente estaba dormida y el sueño me venció. Cuando desperté, ella ya no estaba a mi lado. No puedo encontrarla por ninguna parte.

Mierda, ¿dónde estás? Escribo esto por si alguien encuentra la nota mientras me voy a buscarla. Por favor, necesitamos ayuda. Ella necesita ayuda urgentemente.


Un equipo de rescate logró encontrar un campamento cerca de un sendero que solo ellos usaban para buscar posibles víctimas de las trampas de aquel laberíntico bosque. Regadas en el campamento encontraron tres notas y el cuerpo de un hombre a medio comer. La nota que había escrito el hombre, tenía una salpicadura de sangre recorriendo casi toda la hoja de lado a lado. El hombre tenía, en el cuello, una cortada profunda que iba de lado a lado, probablemente el origen de la sangre en la hoja, y un montón de trozos de carne arrancados de su cuerpo, aparentemente mediante mordidas. Parecía que no logró buscar a la mujer antes de que le pasara lo que sea que le haya pasado.

Las otras dos notas estaban escritas con la misma letra, y nunca pudieron encontrar siquiera el cuerpo de la mujer. En un árbol que se encontraba cerca del campamento encontraron la palabra “WENDIGO” escrita con sangre. En ese momento, el equipo de rescate decidió que era momento de regresar.

Algunos de los miembros del equipo aseguran haber visto la silueta de una extraña criatura humanoide, alta y flaca, con brazos y piernas anormalmente largos, entre los árboles, mirando fijamente hacia donde estos se encontraban mientras se alejaban de aquella escena horrible con el cuerpo medio comido del hombre del campamento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s